Down Madrid continúa trabajando por mejorar la calidad de vida de los mayores con discapacidad intelectual, especialmente afectados por la pandemia

Continuamos trabajando por mejorar la calidad de vida de los mayores con discapacidad intelectual

Los mayores con discapacidad intelectual, un colectivo especialmente afectado por la pandemia

Desde Down Madrid atendemos a 243 personas de más de 35 años, en los que hemos detectado la pérdida de autonomía, el aumento de casos de soledad no deseada y de aislamiento, así como la necesidad de más apoyos en los diferentes tratamientos.

Así, nuestro Servicio de Vida Adulta y Envejecimiento Activo continúa trabajando para mantener y mejorar la calidad de vida de este sector poblacional, con la finalidad de dar respuesta a uno de los colectivos más damnificados por la crisis sanitaria, social y económica provocada por la COVID-19. Desde la Fundación seguiremos apoyando a nuestros mayores, quienes sufren un envejecimiento y declive prematuro derivado de su discapacidad, adaptando los recursos disponibles al contexto actual.

El nuevo proyecto que llevaremos a cabo desde Down Madrid potenciará la formación en autonomía y el entrenamiento cognitivo para que los mayores con discapacidad intelectual tengan calidad de vida en cualquier escenario posible. Y es que, al verse limitadas las actividades y los apoyos habituales como consecuencia de la emergencia sanitaria, ha habido un retroceso a nivel cognitivo que no se debe prolongar más.

Dar continuidad a sus actividades es fundamental para su autonomía, puesto que esta generación ha tenido, por lo general, menor estimulación a lo largo de su vida. Además, sus padres suelen ser ya muy mayores y cada vez les cuesta más trabajo darles el apoyo que necesitan. Ante esta situación, el mejor factor de protección es mantener un buen nivel de actividad cognitivo, social y laboral.

Por ello, se trabajará “intensamente” en la prevención e intervención con la ayuda de una herramienta digital de neuroestimulación. Asimismo, se complementará con la evaluación del deterioro físico, cognitivo y funcional, además del seguimiento neuropsicológico, que facilite la detección temprana de síntomas de declive funcional y envejecimiento prematuro patológico. En los casos que así se requiera, se derivará a una unidad médica especializada y de apoyo funcional.

EMPLEO Y SOLEDAD NO DESEADA

Por otro lado, desde Down Madrid seguiremos ofreciendo formación y apoyo en competencias digitales a aquellos usuarios que, por las circunstancias, han perdido su puesto de trabajo o se encuentran en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

En paralelo, se desarrollará un programa específico para mayores de 40 años, donde se asesore, entre otras cuestiones, sobre la jubilación contributiva de las personas con discapacidad intelectual. La Comisión de Vida Adulta y Envejecimiento Activo elaboró el pasado año una guía que profundizaba en la diferente legislación existente y resolvía dudas con casos prácticos. Ante los sucesivos cambios en esta materia, el documento se convierte en un “indispensable”.

Otro de los asuntos que precisa mayor atención es la soledad no deseada y el aislamiento que presentan algunas personas con discapacidad intelectual. Actualmente hay más casos que antes de la pandemia, por lo que se orientará y apoyará a los familiares frente a situaciones difíciles de gestionar.

1 Respuesta

  1. Yanina zunino

    Hermoso proyecto! Soy de Argentina kinesiologa y fisioterapeuta y trabajo en discapacidad y retraso mental con población adulta. En nuestro país atravesamos por situaciones similares tras este momento tan particular. Saludos desde aquí !!

Deja un comentario