Vida adulta y envejecimiento activo

Una buena vejez

Vida adulta y envejecimiento activo

Arranca un nuevo curso en el que seguiremos interviniendo para una buena vejez a pesar de las dificultades actuales. Cada vez hay más personas con discapacidad que afortunadamente llegan a edades avanzadas y por tanto requieren de apoyos específicos.

Tras un año de intervención en esta área, el balance de resultados es muy positivo, con un verdadero impacto en la vida de los mayores. El proyecto Intervención para una buena vejez fue seleccionado en la Convocatoria Más que Palabras de Fundación Repsol con el objetivo de cubrir las necesidades específicas de personas con síndrome de Down u otra discapacidad intelectual en la etapa de la vejez.

Gracias al proyecto, se han beneficiado más de 100 personas con discapacidad intelectual mayores de 35 años y sus familias mediante:

  • Evaluación y seguimiento cognitivo.
  • Neuro-rehabilitación preventiva y reactiva ante los primeros síntomas de deterioro.
  • Orientación y asesoramiento en temas clave como jubilación, vivienda, prevención, tratamientos y relaciones sociales.
  • Programa ActivaT+40 para que mayores de 40 años reciban apoyo diario en las áreas que más precisan: estimulación cognitiva, acondicionamiento físico, apoyo emocional, participación social y fomento de la autonomía. Alfonso, el mayor de Down Madrid con 62 años, da fe de los beneficios que le ha aportado la actividad física.

Durante el nuevo curso, adaptaremos a formato online algunas intervenciones, incorporando el uso de NeuronUP entre otras herramientas, y seguiremos detectando nuevas necesidades a las que intentaremos ir respondiendo a través de la implantación de nuevos programas.

Más Información:

envejecimiento, Una buena vejez
Jorge González
Coordinador de vida adulta y envejecimiento activo

Deja un comentario