Sentido y solidaridad

Voluntariado en Down Madrid

¿Has hecho voluntariado alguna vez? ¿Sabes qué siente un voluntario? Si no has tenido la suerte de poder hacerlo, seguro que alguna vez has ayudado a alguien. Lo que sientes cuando ayudas a alguien es muy parecido a lo que se siente haciendo voluntariado. Sientes que aportas a los demás y tu tiempo y esfuerzo sirven para algo, te sientes valorado porque te lo agradecen con una sonrisa y sientes que pones tu granito de arena para construir un mundo mejor.

El ser voluntario en Down Madrid es todo esto y mucho más.

El Servicio de Voluntariado de Down Madrid da respuesta a necesidades sociales y crea valor social. Además, promueve el desarrollo personal, la solidaridad y el compromiso con la sociedad. Las actividades en las que participan nuestros 181 voluntarios actuales, permiten mejorar la calidad de vida de muchos jóvenes y adultos con discapacidad intelectual y sus familias.

En Down Madrid, los voluntarios son imprescindibles para llevar a cabo ciertos programas y servicios como, por ejemplo, el Ocio todos los fines de semana. 105 voluntarios participan en salidas de ocio cada sábado con 210 personas con discapacidad intelectual.

El sentido de solidaridad es esencial para un buen voluntariado. No se trata de dar lo que sobra, sino de comprometerse. Ser voluntario es una forma de ser, de estar en el mundo, de vivir. Es llenar tu vida y la de los demás de sentido de solidaridad repleto del cariño que sale directamente del corazón.

Por lo enriquecedor de la experiencia y por la necesidad de inclusión social de las personas con discapacidad intelectual, desde Down Madrid también promovemos su participación como voluntarios, invirtiendo su rol habitual de receptores del apoyo a prestadores del mismo. El programa Voluntariado para Todos destaca la importancia de que las personas con discapacidad intelectual sepan que ellos también pueden ser solidarios y devolver a la sociedad el cariño, el tiempo y las sonrisas que otros les regalan. El sentido de solidaridad, al igual que la creatividad, se puede fomentar y desarrollar.

Todos los voluntarios de Down Madrid son un gran tesoro, personas solidarias en las que depositamos nuestra confianza. “Queridos voluntarios, mi hermano viene siempre super contento, le encanta. No solo hacéis feliz a mi hermano, sino a toda la familia. Os lo agradecemos un montón, seguid así”. María Bercedo, hermana de un joven con síndrome de Down.

Nunca tendremos suficientes palabras para agradecer a los voluntarios su tiempo, cariño, implicación… Cada uno aporta, enriquece y mejora la realidad social actual.

Leave a Reply