Ganadores del III Certamen de teatro inclusivo

El fruto del esfuerzo

Los alumnos del Colegio de Educación Especial Carmen Fernández-Miranda han recibido los dos primeros premios en el III Certamen de teatro inclusivo de la Comunidad de Madrid por las obras “Viaje con nosotros”, de la clase Enseñanza Básica Obligatoria 4 y “Arte”, del grupo de Transición a la Vida Adulta.

La celebración de este Certamen es uno de los eventos más importantes del curso escolar, para el que los alumnos se preparan durante todo el año con mucho esfuerzo y dedicación: “Nosotros hemos sido los afortunados de participar, pero íbamos representando a todo el colegio. Los premios son un triunfo grupal de todo el colegio“, han manifestado los alumnos tras la recogida del premio.

Además, los ganadores de EBO 4 tuvieron la oportunidad de representar su obra en la Real Escuela de Arte Dramático (RESAD) durante la gala de entrega de premios del Certamen. Las emociones, la alegría y el disfrute llenaron el escenario, trasladando estos sentimientos al patio de butacas, que rompió en aplausos y sonrisas al finalizar la representación.

Proyecto INCLUIARTE 

La obra de teatro “Arte”, galardonada en el III Certamen de Teatro Inclusivo de la Comunidad de Madrid, forma parte del proyecto INCLUIARTE del Colegio Carmen Fernández-Miranda. INCLUIARTE utiliza el teatro como un vehículo para acercar la discapacidad intelectual a los centros educativos ordinarios, sensibilizando a sus alumnos y docentes y caminando hacia una auténtica inclusión.

Este proyecto nació con la llegada del COVID y la interrupción de todas las actividades que el Colegio venía organizando con otros centros. El deseo de seguir sensibilizando llevó a los alumnos a representar la obra “Arte”, que versa sobre la obra de Velázquez y de la época barroca, en formato online ante alumnos y docentes de otros centros. El teatro logra que los alumnos superen sus miedos y vergüenzas y emerja lo genuino de cada actor. 

Tras la visualización de la pieza, los alumnos de ambos centros comparten un turno de preguntas y respuestas en el que la discapacidad queda en un segundo plano, pues todas las preguntas se centran en la obra, los sentimientos de los actores y otros aspectos de la representación. En el escenario no hay “actores con discapacidad”; sino actores que transmiten y llegan, escenas que impresionan y emocionan, voces que impactan…  

El poder de sensibilización del teatro queda manifiesto en la reacción del público, que se deja llevar por lo que transmiten los actores y el valor de su actuación por encima de cualquier prejuicio

Leave a Reply