Flexibilidad mental

Coronavirus: ¿Cómo adaptarse al cambio constante?

¿Qué es la flexibilidad cognitiva o mental?

Desde la irrupción del coronavirus en nuestras vidas hace ya unos cuantos meses, nos vemos inmersos en una situación de incertidumbre y cambios constantes que cada vez nos va cansando más y más. Por ello, debemos afrontar la situación con la mayor flexibilidad mental posible, pero ¿qué es la flexibilidad cognitiva o mental?

La flexibilidad cognitiva o mental es la capacidad que tiene nuestro cerebro para adaptar nuestra conducta y pensamiento a los cambios. Es la capacidad de darnos cuenta de que lo que estábamos haciendo hasta el momento deja de funcionar y, por ello, debemos reajustar nuestra conducta, pensamiento u opiniones para adaptarnos a la nueva situación.

Brillante es aquel que se atreve a cambiar sus ideas en un momento dado

– Albert Einstein

La flexibilidad mental juega un papel fundamental en los momentos de cambio e incertidumbre que estamos viviendo hoy día, ya que nos permite:

  • Detectar mejor la información del ambiente, procesarla y y responder ante ella.
  • Enfocar nuestra atención en lo que realmente es importante, reduciendo así la incertidumbre y el estrés. Contribuyendo a la estabilidad y bienestar emocionales.
  • Pensar en varias ideas a la vez, descartar unas, valorar otras.
  • Ver las cosas desde múltiples perspectivas, con empatía.
  • Reaccionar ante situaciones nuevas haciendo uso de la experiencia.
  • Tolerar los errores y superarlos de forma original.
  • Soportar mejor los cambios y así adaptarnos mejor a cualquier contexto.

Como cualquier otra habilidad, la flexibilidad mental se puede entrenar, aprender y mejorar. Algunas maneras para conseguirlo son:

  • Intenta ver cada cosa desde múltiples perspectivas.
  • Valora varias opciones para cada circunstancia.
  • Rompe la rutina haciendo cosas nuevas cada día.
  • Haz ejercicio físico.

Las personas con mayor flexibilidad cognitiva se desenvuelven con más facilidad en su vida cotidiana y tienen más éxito en sus relaciones sociales; mientras que las personas inflexibles sufren más en estos ámbitos, pudiendo llegar a padecer alteraciones en la conducta e incluso problemas como depresión o ansiedad. La persona flexible sabe comportarse en cada situación, es tolerante, empática, llega a acuerdos y se adapta mejor a los cambios. Por todo ello, es fundamental potenciar la flexibilidad mental en los tiempos que corren.

Si te interesa profundizar en este tema, lee el artículo completo aquí.

Deja un comentario