Single Blog Title

This is a single blog caption

Asientos de escayola para mejorar la postura del niño

Inicio > Actualidad de Down Madrid > Asientos de escayola para mejorar la postura del niño

Fisioterapia en el Centro de Atención Temprana de Down Madrid 

Muchos de los niños a los que atendemos en el Centro de Atención Temprana de Down Madrid presentan alteraciones en su aparato locomotor que no les permiten mantenerse sentados sin ayuda o moverse con normalidad. 

Entre estas alteraciones están la hipotonía, la hiperlaxitud de los ligamentos o la inestabilidad en las caderas y si no se atienden adecuadamente, pueden provocar deformidades musculoesqueléticas, principalmente en la columna vertebral y en las caderas. 

La hipotonía se da cuando el tono muscular es deficiente, observándose flacidez y falta de movilidad. La hiperlaxitud se refiere a un rango de movimiento de las articulaciones mayor del habitual, dando lugar a un exceso de elasticidad. 

Ante dichas alteraciones, el equipo de fisioterapeutas del Centro de Atención Temprana complementa los tratamientos de fisio con el uso de asientos de escayola hechos a medida de cada niño. Estos asientos son moldes elaborados sobre el cuerpo de cada niño que le permiten mantener una postura adecuada cuando está sentado. 

Se trata de un trabajo casi artesanal, minucioso y delicado que se realiza tras una valoración inicial y sirve para prevenir, paliar y corregir los efectos de un mal posicionamiento.  

Con los asientos de escayola, al lograr una postura correcta, se favorece un mejor uso de los miembros superiores y la manipulación. Así, se incrementa la participación del niño en su vida diaria y esto mejora su interacción con el entorno”, ha explicado Beatriz Romero, fisioterapeuta de Down Madrid. 

Estos asientos están especialmente indicados en aquellos niños que no logran mantenerse sentados por sí mismos cuando deberían hacerlo por su edad y en los casos en los que, aunque lo logran, lo hacen con una postura inadecuada (cifosis, escoliosis, asimetrías posturales, alteraciones de la cadera…) 

La ventaja del asiento de escayola es que puede utilizarse tanto en casa como en el colegio, así como en el carro de paseo, para que el niño mantenga la postura más apropiada en todo momento. Además, el molde se puede decorar favoreciendo la aceptación del asiento por parte del niño, al tiempo que se protege la escayola del desgaste propio de su uso. 

El asiento puede rehacerse cuando se queda pequeño por el crecimiento del niño, ajustándose a las dimensiones de cada etapa del desarrollo.  

Aunque Rodrigo ha reptado por el suelo y gateado y empezó a sentarse solo desde el primer año de vida, hemos tenido que recurrir al asiento de escayola en dos ocasiones.  

La primera vez que utilizamos el asiento, no tenía ni los dos años cumplidos y gracias a él, conseguimos mejorar la musculatura del eje central de su cuerpo, obligándole a mantener una postura limpia y adecuada.
Desgraciadamente con la pandemia, su actividad física se vio muy reducida y poco a poco, con el sedentarismo unido a su gran hipotonía axial, vimos cómo aparecía de nuevo la curvatura en su espalda.  

Es por esto que nos hemos decidido a volver a recurrir al asiento. Al estar hecho a medida por el equipo de fisio que trabaja con Rodrigo, conocen perfectamente los puntos clave en los que trabajar. Y con el asiento adaptado a su silla del cole sabemos que va a mantener la mejor postura posible.” Carmen Riba, madre de Rodrigo. 

 

Leave a Reply